Sangiago Cirugeda nueva web
REF.A Estrategias Subversivas de Ocupación UrbanaREF.B ViviendaREF.C Arquitecturas ColaborativasREF.D Camiones Contenedores ColectivosREF.E Asentamientos ComplejosREF.F Escarceos con el Arte REF.Y AplicacionesREF.Z Extras
REF.A
COD.006/MAD/03
Estrategias Subversivas de Ocupación Urbana/
Proyecto:
MAD'03
Ciudad:
Madrid/
Fecha:
2003
ESP/ENG/FRA/POR/ITA/DEU

TXT/



MAD'03

ESPACIOS PÚBLICOS TEMPORALES

 

En Octubre del 2003, realizamos la misma estrategia de ocupación en el solar de la calle Olivar 48-50 del barrio de Lavapiés en Madrid, esta vez en colaboración con el Laboratorio, colectivo desalojado 4 veces de diferentes edificios, y que durante 6 años de nomadismo por el barrio, debaten y actúan sobre la especulación, la participación ciudadana y la diferencia (tan difícilmente defendible).

 

El sistema estructural, usado normalmente para la estabilización de fachadas, construye un volumen que cubrimos con casetones de plástico usados para la construcción de forjados sanitarios de hormigón, que encontramos en el solar, solución inventada por la precariedad de medios en la que se realizó el proyecto.


Distintos miembros del "labo" consiguen distintos materiales con los que continuar la obra y hacer más habitable ese nuevo lugar ocupado y lleno de vida. Eventos de muy distinto carácter sucedieron allí, convirtiéndose en lugar de agitación cultural autónomo, con la curiosa situación de lindar el solar ocupado, con el centro cultural de Lavapiés de la Comunidad de Madrid.

 

El simple hecho de intentar llevar hacia adelante estas propuestas, evidencia que desarrollo de estas actividades describen unos impulsos liberadores que producen una emancipación, temporal, de las estructuras ordenadoras y limitadoras de la vida urbana. La alienación generalizada de los grupos humanos a una sociedad patéticamente acomodada, a todos los niveles, queda instantáneamente destrozada por aquellos que de manera subversiva cometen semejantes acciones, que más allá de producir cambios en las estructuras homologadoras y controladoras suponen un parodia crítica que evidencia las incapacidades de las mismas para acotar la compleja realidad.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

UNIDAD DE EJECUCIÓN

 

Un artista de renombre internacional malversa una programación cultural ampliándola, al participar en el certamen de arte contemporáneo MAD 03, que ofrece un presupuesto de 2.000€ por proyecto, con el montaje de una estructura que formará parte de un centro cultural y social autogestionado por el colectivo El Laboratorio de Ideas. Este montaje sirve para mostrar la viabilidad de la ocupación de solares como continuación de la campaña personal del arquitecto, iniciada con la instalación de no-arquitectura en el solar de la calle Barco de Sevilla (SU 10). Incluye: optimización de los recursos económicos, que exige la demora en el inicio del montaje de la estructura (coincidiendo con la finalización del encuentro artístico), con el fin de conseguir un arrendamiento que garantice una mayor vida útil de la misma; acuerdo verbal para ocupación del solar sin remuneración; acción de un amigo, que por 100€ consigue los favores de una persona que hace desaparecer de un inventario la partida de casetones para encofrado que se usan como cerramiento del módulo; mano de obra voluntaria para la búsqueda y recogida de materiales de forma comunitaria, y la complicidad de una pareja de perros.

 

Sujeto > Artista de renombre internacional

Colaboradores > El Perro, colectivo El Laboratorio de Ideas ("El Labo"), Red de Kolectivos de Lavapiés, Encuentro de Arte Experimental de Madrid MAD'03 (del 23 de octubre al 16 de noviembre de 2003) y Pablo Sainz, del estudio de arquitectos B 612

Materiales > Vigas de estabilización de fachadas de la marca IN, casetones para el encofrado de forjados de suelos sanitarios, telas plastificadas, palets, tableros y otros elementos de desecho

Descripción > Módulo habitable de planta baja y piso

Superficie > 28,65 m2

 

 

 

ANTECEDENTES

El colectivo El Laboratorio de Ideas y el Encuentro de Arte Experimental de Madrid MAD'03

 

El artista, que en 2002 empezaba ya a ser conocido internacionalmente, fue invitado a participar en el festival MAD'03, segundo Encuentro de Arte Experimental de Madrid promovido por la AVAM (Artistas Visuales Asociados de Madrid). En ese momento, a principios del 2003, acababa de desmontar la Casa Rompecabezas en Sevilla (ver SU 10) y estaba interesado en probar en otras ciudades el uso temporal de solares para que sirvieran de ejemplo y referente para la aprobación de una nueva ordenanza que regulara este uso (ver SU 06). El proyecto que presentó a los organizadores del festival fue la construcción de un módulo habitable en un solar en desuso, para que fuera gestionado por una asociación vecinal durante cuatro meses.

 

A través de la Red de Kolectivos de Lavapiés, el artista se puso en contacto con El Laboratorio de Ideas, una asociación con intereses similares a los suyos que divide sus actividades entre tareas informativas -como conferencias o informes de análisis sobre la legislación urbanística -y acciones directas- como la organización de manifestaciones, almuerzos populares o la ocupación de edificios abandonados—. La asociación, más conocida como "El Labo", trabaja desde 1998 para denunciar y frenar el proceso de especulación urbanística que afecta al barrio de Lavapiés, y en ese momento se encontraba sin local, después de haber sido desalojados de la cuarta casa que habían ocupado en el barrio. En ese momento se autodenominaban "El Labo en el exilio", y ya tenían planeada la ocupación de un solar en el barrio. A pesar de las reticencias iniciales del colectivo a colaborar con un "artista" y una institución, los agentes implicados llegaron a establecer una relación de complicidad, gracias a la mediación del arquitecto Pablo Sainz.

 

 

 

ESTRATEGIA Y PROCESO

Utilizar los solares

 

Aunque el proyecto consistía en la construcción de un módulo habitable, lo más importante para el artista era conseguir que éste fuera gestionado por el colectivo al margen de cualquier institución, incluido el propio festival MAD'03. Con ello quería hacer hincapié en la capacidad de autoorganización de los ciudadanos, que permite dotar de sentido a espacios en desuso.

 

La estructura del módulo se armaría con vigas de estabilización de fachadas, utilizadas normalmente como soportes temporales para obras en las que se derrumba un edificio conservando su fachada. El uso de estas vigas parecía idóneo, pues ninguna de sus piezas pesa más de 70 kg, por lo que pueden ser manejadas por dos personas con comodidad y, sobre todo, no se requieren conocimientos técnicos para montarlas, ya que sólo es necesario atornillar las piezas entre sí para que cumplan con su función estructural. Además, al tratarse de un artículo corriente en el mercado constructivo, se podía alquilar a un precio asequible, ajustándose así al presupuesto del MAD'03.

 

Al organizar el montaje surgió un contratiempo: la única empresa que disponía de vigas para las fechas previstas era la más cara de Madrid, de manera que el presupuesto sólo alcanzaba para alquilar la estructura durante un mes. Los miembros del colectivo y el artista tomaron la decisión de alquilar las piezas a una empresa más barata, lo que les permitiría, esperando tres semanas, disfrutar de "El Labo en el exilio" durante cuatro meses. A pesar de la negativa inicial de los organizadores del MAD'03 , que querían tener el módulo listo para la inauguración, consiguieron defender su capacidad de autogestión y decisión, asumiendo que era más importante poder disfrutar del espacio que tenerlo operativo para una inauguración, ya que el interés del artista era la arquitectura como bien común y no como objeto.

 

Una vez montada la estructura, había que encontrar una solución para construir un cerramiento que posibilitara habitar el espacio durante el invierno, ya que el presupuesto sólo cubría el coste del alquiler de la estructura. La existencia, en el mismo solar, de numerosos casetones para encofrados de forjados sanitarios fue la inspiración para una solución económica y efectiva: montados a modo de pared se convierten en un cerramiento estanco. La cubierta se realizó con una lona de plástico impermeable, mientras que el suelo se montó con tableros de madera, recuperados de los desechos de grandes almacenes y centros de exposiciones. Al acabar el montaje, se habló con uno de los oficinistas de la constructora propietaria de los casetones depositados en el solar, que por una módica suma borró de su inventario esa partida.

 

 

 

EVALUACIÓN

La posibilidad de una población urbana nómada

 

El solar fue bautizado "Laboratorio '05" por ser el quinto espacio que el colectivo ocupaba en sus seis años de existencia. El éxito del módulo superó las expectativas del artista: no sólo fue usado por los miembros de "El Labo", sino que funcionó como lugar de reunión para otras asociaciones del barrio, que consideraban más afín a su ideología este espacio que el Centro Cívico de Lavapiés de la Comunidad de Madrid, colindante al solar ocupado. En más de una ocasión, un usuario del Laboratorio '05 llegó a pensar que el módulo formaba parte del centro cívico, a pesar de que el centro nunca apoyó la iniciativa, negándose a ceder electricidad para el montaje.

 

El módulo demostró la viabilidad de la estrategia de ocupación temporal de solares en Madrid, añadiendo un caso práctico más al ya realizado el año anterior en Sevilla (ver SU 10).

 

La rapidez y facilidad del montaje de este tipo de construcciones, junto al vacío legal que existe en relación al uso de solares, animan a imaginar la posibilidad de una población urbana nómada que construya sus propias casas en solares en desuso, contando siempre con el acuerdo del propietario (público o privado). Aunque en el caso de "El Labo" se pactó verbalmente con los propietarios la utilización del solar por tiempo indefinido, el artista aconseja la redacción de un convenio de uso entre las partes para evitar malentendidos. Este tipo de viviendas autoconstruidas podrían ser una solución autogestionada a la constante subida del precio de la vivienda en España. La abundancia de solares en las ciudades españolas -incluso en las más densas, como Madrid o Barcelona— hace posible pensar que se podrían aprovechar, sin coste alguno, de forma transitoria. Se podría desarrollar una regulación para el uso temporal de solares y para la protección de un tipo de vivienda que no aspira a la propiedad del suelo.

 

Distintas asociaciones y colectivos están desarrollando estrategias similares basándose en una misma filosofía. La cooperativa Cobijo de Madrid, por ejemplo, reclama el derecho a utilizar suelo público para construir un entorno habitable común.

 
recetas urbanas