Sangiago Cirugeda nueva web
REF.A Estrategias Subversivas de Ocupación UrbanaREF.B ViviendaREF.C Arquitecturas ColaborativasREF.D Camiones Contenedores ColectivosREF.E Asentamientos ComplejosREF.F Escarceos con el Arte REF.Y AplicacionesREF.Z Extras
REF.A
COD.003/SVQ/98
Estrategias Subversivas de Ocupación Urbana/
Proyecto:
PRÓTESIS INSTITUCIONAL 1
Ciudad:
Sevilla/
Fecha:
1998
ESP/ENG/FRA/POR/ITA/DEU

TXT/



PRÓTESIS INSTITUCIONAL 1

CAPSULA 1 S.C.

Espacio de intervención-exposición.  Pabellón de Finlandia. FIDAS.COAAOc.

Sevilla, 13 Marzo1998 - 13 Mayo 1999 (1ª fase).

 

Todo hecho artístico (arquitectónico) está sometido a la definición y acotación exhaustiva por parte de las instituciones culturales que evalúan las Obras de Arte definiendo y concretando sus distintos parámetros.

 

Aunque por todos es sabido, hay que recordar incesantemente a estas instituciones que toda realidad, y más la artística (arquitectónica), no se presenta como una realidad inmutable y estática, sino como gradiente de diferentes dimensiones que la estructuran y cuyos intervalos variables nos muestran una realidad interpretable, incierta, mutable e incluso instantáneamente perecedera.

 

CAPSULA  1.S.C. se instala  ortopédicamente en  el pabellón de Finlandia, sede de la Fundación cultural FIDAS del COAAOc. como prótesis espacial y funcional que sirve de soporte para actuaciones y exposiciones que se producen y proponen  al margen de las elecciones institucionalizadas, cuya práctica generalizada consiste en preparar los terrenos de la percepción dentro de los ámbitos de significación que tienen perfectamente dimensionados.

 

Esta independencia en la gestión de las acciones que se desarrollan dentro de la Cápsula  otorga una nueva posición que se distancia de la institución  difundiendo trabajos y vivencias de unas personas que no han sido examinadas cultural o curricularmente, y que se autogestionan su propia instalación.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

UNIDAD DE EJECUCIÓN

 

Un artista local revisa, reinterpreta y reutiliza una institución cultural mediante la instalación de una cápsula ortopédica en el edificio del Pabellón de Finlandia del COAAOc, que amplía sus capacidades espaciales y funcionales durante un año, durante el cual se organiza una programación de eventos paralelos sin el control de la institución, gestionándose de manera independiente de los criterios de selección de los cargos institucionales, por riguroso orden de llegada de las diferentes peticiones, individuales o colectivas, para su uso expositivo, lúdico o de habitación. Incluye campaña publicitaria para ofertar al público interesado el uso libre de la cápsula, que se construye con los materiales usados en la SU 05, pero en esta nueva configuración se coloca adosada a la pasarela que une las dos partes del edificio mediante perfiles UPN 200 y planchas de acero de 8 mm. También se utilizaron tubos y pletinas de acero para la barandilla, soldándola con un tubo de 100 x 100 x 3 mm y atornillándola a la cápsula mediante 4 tornillos métricos de 10 mm, arandelas de ala ancha y tuercas, apretadas "a jierro" por Joselito y Urbano, que colaboraron desinteresadamente en el transporte y montaje.

 

Sujeto > Artista local

Colaboradores > Colegio de Arquitectos de Andalucía Occidental (COAAOc), Fundación para la Investigación y Difusión de la Arquitectura, Sevilla (FIDAS), Juan Santamaría -un trabajador cómplice-, Joselito y Urbano

Materiales > Tubos y pletinas de acero, arandelas de ala ancha, tornillos métricos de 10 mm

Descripción > Cápsula ortopédica adosada al pasillo exterior del Pabellón de Finlandia

Superficie > 4 m2

 

 

 

ANTECEDENTES

Utilidad del museo

 

El arte interesaba poco a un joven artista local, en la medida en que le parecía totalmente desarmado como elemento de crítica y demasiado desligado de su entorno social. Estaba harto del llamado "arte social", que veía como un mero mecanismo para aplacar conciencias pero sin ninguna repercusión real. Ante la posibilidad de colaborar otra vez con el Colegio de Arquitectos, el artista local quiso seguir su investigación, iniciada unos años antes en el mismo espacio (SU 01), sobre la convivencia de distintos usos en los edificios públicos.

 

 

 

ESTRATEGIA Y PROCESO

Parasitar la institución

 

El artista local presentó a la fundación del Colegio de Arquitectos de Andalucía Occidental, FIDAS, el proyecto de instalar durante un año una cápsula ortopédica que parasitaría su sede. Este edificio cuenta con dos cuerpos unidos por un puente peatonal, que pasa por encima de su entrada principal. La aparente osadía del proyecto consistía en que la cápsula se sujetaba por un lado a la pasarela, atornillada directamente a su viga, mientras que por el otro lado el único soporte consistía en dos largas patas de acero que llegaban hasta el suelo. Se cortó y se adaptó la barandilla existente con un perfil de acero nuevo, para posibilitar el acceso al interior de la cápsula. Aunque el "parásito" arquitectónico necesitaba a su anfitrión para sustentarse, no era una ampliación del edificio, sino un cuerpo extraño a éste que mantenía su autonomía. Su elegancia y simplicidad constructiva agradaron al Colegio de Arquitectos, pues se trataba de un espacio en principio no arquitectónico que podía ser usado como tal, situándose así en ese "límite" que tanto gusta en las escuelas de arquitectura y revistas especializadas.

 

Como parte de la instalación, el artista firmó un convenio de responsabilidad asumiendo lo que pudiera pasar en relación con el parásito durante un año, descargando así a la institución.

 

Una vez montada la obra, el artista inició una campaña de difusión para poner el espacio a disposición de cualquier ciudadano, aceptando todas las propuestas de uso durante el año pactado, en periodos de veinte días por evento. Así, hubo quien pidió vivir en la cápsula, mientras que otros quisieron exponer su obra artística, hacer una fiesta, e incluso hubo un proyecto que consistió en criticar la propia instalación, señalando que al colaborar con una institución uno se convierte en parte de la misma.

 

En principio sólo se podía acceder al parásito durante el horario de apertura del edificio, pero al estar en una pasarela exterior era fácil entrar en él desde la calle, encaramándose a una escalera de mano. La pasarela del Colegio, con las dos puertas de acceso al edificio cerradas, dejó de ser un simple lugar de paso subordinado y se convirtió en un lugar de reunión lleno de vida. Concurrido tanto de día como de noche y sobre todo al hacer coincidir las inauguraciones del nuevo espacio con las oficiales (compartiendo cátering), la cápsula empezó a comportase como un verdadero parásito. Cuando algunos arquitectos colegiados quisieron frenar este proceso, el artista les recordó que habían firmado un convenio de responsabilidad civil y que, por tanto, él era el único responsable de ese espacio durante el año que estuviera montado. El Colegio tuvo que aceptar el juego y la propuesta del artista: de manera involuntaria, la institución amplió durante ese año sus capacidades, su oferta de actividades, su número de visitantes y su función pública.

 

 

 

EVALUACIÓN

Ortopedia exógena

 

La cápsula ortopédica funcionó como un parásito: se mantuvo siempre exógena al Colegio y se "alimentó" de él, ocasionando pequeñas molestias. La asunción forzosa de un programa externo no debilitó a la institución-huésped, sino que, al contrario, consiguió que más ciudadanos visitaran la instalación. El artista, aprovechando los privilegios de los que goza su profesión, pudo realizar una intervención urbana, que gracias al apoyo de la institución cultural, quedaba eximida de las licencias de ocupación pública obligatorias para cualquier otro ciudadano (ver SU 05). No satisfecho con esta situación privilegiada, decidió tergiversarla. Mediante la firma del contrato de responsabilidad, consiguió un mecanismo para que la ciudadanía pudiera acceder libremente al uso de un espacio institucional de forma temporal, generando así una nueva situación social.

 
recetas urbanas