Sangiago Cirugeda nueva web
REF.A Estrategias Subversivas de Ocupación UrbanaREF.B ViviendaREF.C Arquitecturas ColaborativasREF.D Camiones Contenedores ColectivosREF.E Asentamientos ComplejosREF.F Escarceos con el Arte REF.Y AplicacionesREF.Z Extras
REF.A
COD.002/SVQ/98
Estrategias Subversivas de Ocupación Urbana/
Proyecto:
ANDAMIOS
Ciudad:
Sevilla/
Fecha:
1998
ESP/ENG/FRA/POR/ITA/DEU

TXT/



ANDAMIOS

CONSTRUIR REFUGIOS URBANOS

Andamios

 

Cómo:

 

1.

Solicitar en la Gerencia de Urbanismo de vuestra Ciudad (o similar) la correspondiente licencia de obra menor para pintar la fachada del inmueble al cual te quieres empotrar, incrustar, adosar o simplemente ampliar.

 

1.A.

El grado de protección patrimonial del inmueble puede obligarte a firmar que vas a mantener el color que tiene, pero eso no es preocupante.

1.B.

Si la fachada no necesitase pintura se pueden efectuar algunas pintadas llamativas para excusar el repintado de la misma.

 

2.

Conseguir que algún amigo o conocido que sea arquitecto ( hay muchos ) te firme el proyecto del andamio, junto con el estudio básico de seguridad y salud. Este proyecto es muy sencillo y se copia fácilmente. En cuanto a los honorarios se podrán solucionar con unas cervezas.

 

3.

Con la licencia de obra menor pagada (3000 ptas aprox./ 18€ ) y con el proyecto visado en el correspondiente colegio oficial (4000 ptas aprox. / 24€ ) estamos en disposición de pedir la licencia para la colocación del andamiaje, que si bien hay que definir la duración de la obra se pueden sacar sin rellenar la casilla correspondiente y hacer que dure indefinidamente( lo digo por experiencia ). De todas formas, personalmente me interesan estancias de pocos meses para poder instalarme en diferentes lugares sucesivamente y no perder el carácter provisional ( atributo este que asusta a la profesión arquitectónica ).

 

4.

Diseñar tu propio refugio urbano utilizando los materiales y recursos estilísticos que más te gusten.

 

5.

Cuando la licencia esté concedida (1 mes aprox.) instalar el andamio junto con el refugio.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

UNIDAD DE EJECUCIÓN

 

Un ciudadano revisa, reinterpreta y reutiliza la ordenanza urbanística para colocación temporal de andamios, del Plan General de Ordenación Urbana de Sevilla, para facilitar la ampliación de edificios, instalando un andamio en la fachada del inmueble elegido. Este andamio funciona como una habitación temporal, vinculada y conectada eventualmente con los espacios interiores de la casa, pero accesible desde el espacio público de la calle. Comprende: licencia de obra menor previa a la solicitud de colocación de un andamio; proyecto de andamiaje firmado por un amigo arquitecto, Antonio, y visado por el colegio correspondiente; construcción del andamio por parte de Joselito y Urbano, soldadores y amigos excepcionales, que para ello usan perfiles de 60 x 60 x 3mm y pletinas curvadas de 100 x 10 mm de acero galvanizado, recubierto de láminas flexibles de espuma de PVC, además de tráster de elevación y tornillería variada para el montaje, que se realiza con la ayuda de otros amigos.

 

Sujeto > Ciudadano

Colaboradores > Antonio, Joselito, Urbano y otros amigos

Materiales > Pintura en spray, andamio, costillas de acero y láminas flexibles de plástico, escalera portátil

Descripción > Andamio habitable situado en la calle Divina Pastora

Superficie > 4 m2

 

 

 

ANTECEDENTES

Protección patrimonial

 

La protección patrimonial a la que están sujetos gran parte de los edificios del casco histórico de Sevilla dificulta que sus habitantes puedan reformar sus viviendas. Seguir la normativa de patrimonio es costoso, de manera que parte de la población vive en condiciones precarias o prefiere vender los pisos a rehabilitarlos. Pese a la evidente necesidad de salvaguardar el patrimonio, ninguna ciudad se puede permitir congelar parte de su parque inmobiliario, sin poder adaptarlo a los usos de sus residentes. Elementos que hoy son patrimonio, como la intrincada disposición de las calles, retranqueos, agregaciones o las diferencias de altura, se gestaron por la necesidad de ampliar las viviendas, de manera que se considera patrimonio el resultado de una práctica hoy prohibida en la ciudad.

 

 

 

ESTRATEGIA Y PROCESO

Vivir en un andamio

 

Un ciudadano, animado por el éxito de la idea de dar un uso alternativo a un contenedor para escombros (ver SU 04), desarrolló una nueva estrategia de replanteamiento legal para levantar esta vez un espacio habitable dentro del casco antiguo de Sevilla, sin que esto supusiera un deterioro del patrimonio histórico existente. Para ello ideó una vivienda mínima construida en un andamio y la instaló en un edificio catalogado con el grado B de protección del patrimonio, situado en la céntrica esquina de la calle San Luis con Divina Pastora. El grado B significa que el edificio no puede ser demolido y que cualquier reforma ha de conservar sus características originales. El grado A queda reservado a construcciones singulares, como la Catedral o el Alcázar.

 

El ciudadano dibujó con pintura verde las siglas "S. C." en una de las fachadas del edificio, elegido por su localización y clasificación, pero con el que no tenía ninguna vinculación. Solicitó a continuación una licencia de ocupación de vía pública -de tres meses de duración- para colocar un andamio y repintar la fachada. Al tratarse de un edificio catalogado, tuvo que especificar que pintaría la fachada del color original (blanco), sin embargo no necesitó presentar ningún documento de propiedad ni relación con dicho edificio. Tras recibir el permiso de montaje del andamio, el ciudadano construyó en él su refugio urbano. Para difundir su estrategia convocó a la prensa local, explicando el proyecto como una ampliación de su piso, con la intención de que los vecinos interesados pudieran repetirla. Los periodistas no verificaron la propiedad del inmueble, de manera que la noticia apareció como una receta para ampliar la vivienda en el casco antiguo de una manera legal, barata y temporal.

 

El andamio se usó como refugio temporal durante los tres meses que estuvo instalado y se desmontó antes de que concluyera el permiso. El último día se repintaron de blanco las siglas "S. C.", que todavía hoy se pueden leer perfectamente por la diferencia de edad de la pintura.

 

 

 

EVALUACIÓN

Dinamismo ligero

 

El ciudadano quería aplicar un sistema de ampliación de viviendas asequible, que fuera compatible con la Ley de Patrimonio y que permitiera un crecimiento urbano espontáneo protagonizado por los propios ciudadanos, y no por las promotoras inmobiliarias. A nivel técnico, los andamios ofrecían una solución barata y reversible, y por lo tanto compatible con las necesidades del casco antiguo. Se podría imaginar una

"ciudad" levantada encima de la actual, con estructuras ligeras efímeras, que respetase el patrimonio de la ciudad y a la vez dibujase un nuevo paisaje siempre cambiante.

 

La utilización de un andamio como material constructivo principal para la instalación de este proyecto en la vía pública refuerza la idea de temporalidad, ya que es de los pocos elementos urbanos diseñados e interpretados como algo efímero. Además, el hecho de montarlo en la vía pública, donde nunca podría consolidarse, subraya la idea de que con ello no se pretendía generar propiedad privada. En cambio, la misma propuesta montada en suelo privado se habría podido interpretar como una construcción que aspiraba a consolidarse con el paso del tiempo.

 

En un área urbana compacta y con abundante patrimonio arquitectónico, como lo son la mayoría de cascos históricos del Mediterráneo, actuar con una arquitectura ligera y a la vez reversible permitiría conciliar la voluntad de conservación con la adaptación espontánea y provisional a las necesidades de los ciudadanos, favoreciendo un funcionamiento más dinámico de la ciudad.

 

 
recetas urbanas