Sangiago Cirugeda nueva web
REF.A Estrategias Subversivas de Ocupación UrbanaREF.B ViviendaREF.C Arquitecturas ColaborativasREF.D Camiones Contenedores ColectivosREF.E Asentamientos ComplejosREF.F Escarceos con el Arte REF.Y AplicacionesREF.Z Extras
REF.A
COD.000/SVQ/96
Estrategias Subversivas de Ocupación Urbana/
Proyecto:
PROYECTAR CON LUCES
Ciudad:
Sevilla/
Fecha:
1996
ESP/ENG/FRA/POR/ITA/DEU

TXT/



PROYECTAR CON LUCES

PROYECTAR CON LUCES

San Bernardo

 

Invitado por un grupo de amigos arquitectos: Félix, Juanjo y José Enrique, a participar en unas jornadas urbanísticas sobre el Plan Urbanístico Especial para el Barrio de San Bernardo en Sevilla (arrabal histórico de vida comunitaria abierta y vitalista), y puesto que a ese evento acudirían altos cargos arquitectónicos y políticos, incluida la alcaldesa, mi trabajo tenía una intención primordial: convocar y animar a los vecinos del barrio a participar activamente en las decisiones que se iban a negociar en semejante reunión. Mi confianza era plena, puesto que el mismo contingente humano, dirigido por diferentes personajes, había conseguido 36 años antes cambiar todo un Plan General que proponía una animalada tan dañina como la que estaba a punto de desarrollarse definitivamente en el barrio. Ya se estaba padeciendo, desde hacía años, los efectos demoledores de la especulación desenfrenada que estaba provocando un cambio forzoso de población, y de la manera de relacionarse los individuos entre ellos y con el propio barrio.

Numerosos vecinos ceden en mi favor la energía necesaria para hacer funcionar (los minutos que cada uno quisiera aportar) 14 luminarias-mochila de 2 fluorescentes de 40w conectadas en serie y portadas por vecinos y amigos del barrio con la finalidad de construir con trazos de luz los distintos proyectos y demandas que se querían llevar a la discusión.

Cuatro configuraciones espaciales de carácter dinámico dibujaban sobre la propia estructura del barrio convertida en plano tridimensional de las demandas, los siguientes proyectos:

1. Construir 10 viviendas + espacio público en solar destinado a ser colmatado y privatizado en su totalidad.

2. Informar sobre excavaciones realizadas por la administración en terrenos del barrio, sin conocimiento de los vecinos, los numerosos restos arqueológicos encontrados.

3. Rehabilitar la antigua fábrica de armamento con viviendas de protección oficial para realojo de familias dispersadas por el resto de la ciudad, al haber sido desalojadas por expedientes de ruina.

4. Potenciar y equipar conexión peatonal del arrabal, que se encuentra circundado por viarios de alta densidad de tráfico rodado.

Lo pasamos genial durante las 2 noches que duró la acción, y creó tal expectación en el barrio que las jornadas urbanísticas estuvieron abarrotadas de personas. Fue maravilloso.El final de la historia, no muy esperanzador, lo contaré en otra ocasión.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

UNIDAD DE EJECUCIÓN

 

Un vecino se manifiesta contra las decisiones políticas reactivando la participación ciudadana, poniendo de relieve la cohesión y fuerte identidad vecinal del barrio de San Bernardo, con una acción de carácter colaborativo, para incentivar la asistencia masiva a una reunión pública en el barrio con diferentes cargos políticos y técnicos de la Administración y en ausencia de los promotores interesados en la especulación urbanística. Serie de cuatro proyectos de mejora del barrio afectado que tienen en cuenta tanto el carácter constructivo como social de la reforma, para establecer un equilibrio entre la rehabilitación de las edificaciones existentes y las de nueva planta. Presentación en público mediante un acto lúdico de toma de la calle por parte de vecinos y amigos, que cargan a sus espaldas las 14 mochilas realizadas por la madre de un participante, Lelo, usando enganches de plástico, cinchas para persianas enrollables y tela plastificada, y el material necesario para dibujar con luz: 2 m2 de tablero de cartón piedra, 2 m2 de espuma aislante azul, 14 luminarias para 2 tubos fluorescentes de 40 W (obtenidas de manera gratuita en la Escuela Superior de Arquitectura de Sevilla), 14 m de canaletas de plástico para cableado, 14 enchufes, 14 tomas de corriente en superficie y 150 m de manguera butílica de 2,5 mm de sección nominal.

 

Sujeto > Vecino

Colaboradores > Asociación de vecinos El Arrabal de San Bernardo, estudiantes, vecinos de San Bernardo, los profesores Antonio Saseta y Juanjo Vázquez Avellaneda y amigos varios

Materiales > Aislante, tablero, cinchas, 28 tubos fluorescentes, 14 lámparas, 14 m de canaletas de plástico para cableado, 14 enchufes, 14 tomas de corriente en superficie y 150 m de manguera butílica de 2,5 mm de sección nominal

Descripción > 14 luminarias con fluorescentes adaptadas a modo de mochila, conectadas en serie y electrificadas por vecinos que firmaron un convenio

Superficie > Variable entre 20 y 150 m lineales

 

 

 

ANTECEDENTES

Implosión urbana y "gentrificación"

 

En 1990, el barrio de San Bernardo, situado entre el casco histórico y el distrito de Nervión, uno de los más caros de la ciudad, presentaba síntomas de degradación del patrimonio construido. Su localización privilegiada y precios asequibles lo convirtieron en un lugar atractivo para inversores inmobiliarios, lo que inició su transformación y el proceso de "gentrificación", es decir, el desplazamiento de la población más pobre, reemplazada por ciudadanos de mayor poder adquisitivo. En 1996, el Ayuntamiento aprobó el Plan Integral de San Bernardo, que presentaba una profunda remodelación urbanística y mejora de los servicios públicos, elaborado sin previa consulta a los habitantes del barrio. La asociación de vecinos temió que de manera paralela a la reforma municipal aumentaría la presión inmobiliaria privada, provocando el desplazamiento de la población autóctona. Ante esta perspectiva, la asociación preparó los días 13, 14 y 15 de febrero de 1997 las "Jornadas Urbanísticas de San Bernardo", a las que asistirían la alcaldesa, los arquitectos y los políticos responsables del plan, y donde se esperaba poder negociar el futuro del barrio.

Para que esto fuera posible, era necesaria la participación activa de la ciudadanía.

 

 

 

ESTRATEGIA Y PROCESO

Dibujar en la calle con luce

 

Tres meses antes de las jornadas, con el fin de darlas a conocer y generar un clima de discusión en torno al tema, un vecino preparó una serie de acciones en cuatro enclaves del barrio.

 

Catorce participantes cargados con lámparas fluorescentes a modo de mochila realizaron sencillas coreografías de luz durante la noche, representando simbólicamente el plan del Ayuntamiento y sus posibles soluciones alternativas. Así, mediante un recurso visual, se convocó a los vecinos para informarlos, concienciarlos, discutir el proyecto e incluso proponer posibles modificaciones.

 

Para que las lámparas funcionaran era necesario conectarlas a la corriente de casas privadas, por lo que los vecinos debían firmar un contrato en el que se comprometían a ceder energía de sus viviendas por la cantidad de minutos u horas que estimasen oportunos. La recogida de estas firmas, previa a la acción, fue una excusa para difundir el plan y el trabajo que estaba desempeñando la asociación. La cesión de energía pretendía conseguir que la gente se implicara y participara en la defensa y construcción del barrio.

 

La primera actuación se realizó en un solar propiedad de Renfe ignorado por el nuevo plan urbanístico, donde los catorce portadores de las mochilas se colocaron en línea recta, iluminando los restos que se habían descubierto unos años antes durante una excavación arqueológica cuyos resultados no habían trascendido. La propuesta del vecino consistía en destinar el terreno a la construcción de un parque que respetara unas trazas arqueológicas que, aunque de escaso valor museológico, conservadas in situ servirían para explicar la historia del barrio.

 

La segunda actuación se llevó a cabo en un solar que iba a ser edificado por completo. El vecino proponía que se destinara una parte a un jardín público y que en el resto del solar se construyeran pisos de protección oficial. En este caso los portadores de las lámparas representaron las dos opciones, ocupando todo el solar para luego dejar libre la parte destinada al espacio público ajardinado.

 

El tercer enclave en discusión fue la antigua fábrica de artillería, reconvertida posteriormente en cuartel militar, uno de los lugares más emblemáticos e históricamente el centro económico del barrio. En esta ocasión las luces sirvieron para iluminar los grandes ventanales tapiados, evidenciando la vocación de llenar el interior del obsoleto edificio y de transformarlo en viviendas protegidas que sirvieran para realojar a los vecinos desplazados por la especulación creciente. En el callejón trasero de la fábrica un grupo de vecinos proyectó diapositivas familiares cuyo trasfondo eran las calles de San Bernardo, reivindicando así la conservación de la memoria del barrio.

 

San Bernardo nació como arrabal de Sevilla. El rastro de este aislamiento original pervive en la calle Juan de Mata Carriazo, que separa el barrio del casco antiguo de la ciudad. Se trata de una vía de intenso tráfico en la que ha habido numerosos accidentes, ya que cuenta con escasos semáforos y pasos de peatones. Para escenificar esta segregación y la falta de semáforos, los catorce porteadores cortaron el tráfico con un muro de luz, deteniéndose durante cinco minutos en un paso de peatones.

 

La acción con las lámparas fue una manera festiva y lúdica de llevar a la calle la discusión en torno al plan urbanístico. Se trataba de presentar a modo de juego lo que luego se discutiría formalmente en las jornadas urbanísticas, y de este modo potenciar el interés por el evento.

 

Las "Jornadas Urbanísticas de San Bernardo" fueron un éxito rotundo, con una asistencia masiva que llenó la sala de conferencias de la Diputación de Sevilla. El último día, los representantes de los partidos políticos alabaron la labor de la asociación y la cohesión del barrio en una mesa redonda donde todo fueron promesas y buenos propósitos.

 

 

 

EVALUACIÓN

Diez años después

 

El éxito de las jornadas generó un sentimiento de confianza, de manera que se relajó la atención vecinal ante la creciente especulación y los cambios que conllevaría para el barrio. En los años que siguieron, los propietarios que no podían pagar las reformas que sus pisos necesitaban optaron, ante ofertas aparentemente generosas, por ir vendiendo sus casas y comprar nuevas viviendas en otras zonas o pueblos cercanos; mientras, los alquileres se fueron "actualizando" y la presión inmobiliaria crecía.

 

En mayo de 2005 diez familias del barrio, encabezadas por las "abuelas de San Bernardo", decidieron encerrarse en el inmueble de la calle San Bernardo 52, para denunciar la pasividad del Ayuntamiento y los propietarios ante el estado de profunda degradación en que se encontraban sus domicilios. El bloque que ocuparon, supuestamente destinado a realojar a los vecinos que lo necesitaran, llevaba dos años vacío.

Después de un cerco policial de diez días, el Ayuntamiento cedió a la presión ciudadana, aceptando el realojo de las diez familias, que siguen viviendo ahí precariamente, pues nunca se llegó a formalizar ningún contrato.

 

En los últimos nueve años, el proceso de "gentrificación" ha sido imparable: el precio de la vivienda se ha multiplicado por diez y, según la asociación de vecinos, en 2005 sólo quedaban 136 habitantes de los más de 5.000 que en 1996 vivían en San Bernardo.

 
recetas urbanas